Tag : resenas

“Prohibido excavar en este pueblo” de Óscar Fábrega, por Victoria Santisteban

Para empezar, dejar claro que me parece un trabajo de investigación excelente, de los de quitarse el sombrero, de eso no tengo ni la menor duda. Siempre digo que cuando alguien te recomienda una obra, es por algo. Mi Antonio Jesús, que es un amor, siempre me recomienda lo mejor y para mi, su palabra va a misa (ya apuntas maneras religiosas Antoñico…).  Tengo que decir que conozco a su autor, mejor dicho, conocía su voz antes de verle en vertical. ¿Sabéis eso de no voy a cometer el mismo error de dejarme llevar por la primera impresión? Pues caí. Pero, independientemente de esa impresión, sé lo que no hay que hacer y por eso esta pequeña reseña es lo que sí hay que hacer.

9788408133889Creo que la estructura es impecable. He disfrutado con su lectura casi desde el principio, y digo casi porque de repente me encontraba haciendo mil cosas que no tenían nada que ver con el libro (trabajar desde casa es lo que tiene). Así que me he visto retomándolo una y otra vez.  He aprendido muchísimo con la historia que encerraban estas páginas. A veces la comodidad nos arrastra a pensamientos conformistas y yo he pecado de credulidad. No me da vergüenza decirlo. Cuando leí el de Dan Brown, al principio me entró euforia, pero conforme pasaba el tiempo pensé que era algo demasiado “perfecto”, una leyenda que no deja de ser romántica. Afortunadamente contamos con personas como Óscar, que desmontan estas “leyendas” que se cuelan en la historia, haciéndose pasar por ciertas. Y es que el tiempo, el desinterés y la desidia hacen un cocktel ideal para ello.

Tengo que confesar que en ocasiones me perdía en el entramado histórico, pero era tanto el interés que tenía, que volvía a leer el párrafo (varias veces, de hecho me ha llevado tejer, de nuevo, en mi sencilla mente hechos históricos aprendidos en el instituto, y ya olvidados, tampoco me da vergüenza decirlo). Creo que el timeline es exquisito y no es que lo diga yo, es que estoy segura de no ser la única persona en opinar esto (nota: esto es una hipótesis, tengo que verificarlo-guiño al autor). Hay verdades como puños. Ni que decir tiene que los personajes de la trama, me han parecido notables. No quisiera parecer repetitiva, pero es que la “éminence grise” no tiene desperdicio (y el jodido pilar visigótico, otro guiño), por su carácter enrevesado, cínico, frío, mentiroso y oportunista. Comprendo que la historia ha estado, y está, plagada de sujetos de esta calaña. Lo que espero y deseo es que sigan existiendo personas curiosas que pregunten, viajen si pueden, lean libros y se documenten (¡papeles, papeles, que tengan papeles!, como decía una vecina que tenía donde vivía antes).

Como os decía antes, su autor, una persona peculiar y atípica donde las haya, ha ido desgranando detalles de su personalidad a lo largo de la obra. Yo lo he percibido así y tengo que decir que me gustado bastante. Algunas de sus expresiones me han arrancado sonrisas, porque era como verle delante diciendo esas palabras, así que ha sido un espectáculo constante.

12695862_10209036375045553_973206007_nAhora que ya me he empapado bien de la historia, de este gran trabajo de investigación, he de decir que siento haber tardado tanto tiempo en leerlo. Pero como nada sucede por casualidad (seguro que piensas lo contrario, como si te estuviera viendo…), tocaba leerlo ahora, no antes ni después.

IMG-20160121-WA0001No me imagino una forma mejor y más profesional de hacer lo que has hecho, que es “bien hecho”. Como tampoco me imagino que seas de otra manera. No te pegaría. Tempus Fugit, la filosofía y el mundo del misterio en general, requieren de personas como tú. Aunque sabes que tu parte crítica, a veces pica, nada sabe igual sin un poco de picante.

Ahora ya es tarde, me has atrapado. Me veo, aquí y ahora esperando…la próxima…con la farola encendida a media luz…a la entrada de la casa, con mi sombrero…y con el maletín en la mano… (guiño otra vez).

Gracias. V.

 

Fuente.

post image

Reseña en Libros y Literatura (16/12/2014)

9788408133889

Publicado originalmente en Librosyliteratura.es

Ha sido toda una suerte y una casualidad encontrarme con Prohibido excavar en este pueblo. Me llega un poco tarde pero no importa porque en lo básico coincide con “mis labores de documentación”. (Hace unos meses acabé de escribir la continuación de mi novela Valeria, y uno de los escenarios era la extraña iglesia de Rennes-le-Château. Desde que tuve conocimiento de su existencia supe que iba a formar parte importante de mi trama y es que tanto el cura, como la iglesia, como todo lo que rodea a estos, da para varios libros y programas de Cuarto Milenio).

Y he aquí encuentro este libro de Óscar Fábrega para intentar arrojar algo de luz a tanto misterio, un misterio tan interesante que te atrapa y no te suelta.

Pero… ¿cuál es ese misterio?

A finales del siglo XIX, Bérenguer Saunière, humilde cura francés, se hizo enormemente rico gracias a algo que encontró en su iglesia, dedicada, por cierto, a la Magdalena. Nadie vio tesoro alguno (incluso hay investigadores que afirman que no hubo tesoro realmente)  pero el cura empezó a llevar una vida de lujo, reformó su iglesia, compró terrenos adyacentes y construyó en ellos edificios que desentonaban con el entorno, cambió de sitio algunas lápidas del cementerio y borró completamente una… Muchos vecinos están convencidos de que Saunière fue incapaz de gastar toda la fortuna a pesar de todos los gastos en los que incurrió.

La noticia atrajo a muchos “buscadores de oro”. Tantos que Rennes-le-Château tiene un subsuelo más parecido a un queso gruyere que a otra cosa, de ahí que el alcalde tuviera que prohibir las excavaciones en el pueblo.

Si a todo esto añadimos especulaciones sobre el origen del tesoro, merovingios, descendientes de Jesús y María Magdalena (de la cual también se comenta que su tumba se encuentra cerca de ahí), templarios, el Priorato de Sión, sentencias como las de la compañera de Saunière “la gente de este pueblo está pisando oro sin saberlo”, ya tenemos caldo de cultivo para un buen enigma. (Décadas después Dan Brown cogería algunas cosas de aquí sin reconocerlo).

Y esto es solo el principio. Hay que añadir las “peculiaridades” de la iglesia: la inscripción sobre el arco de la puerta “Terribilis est locus iste” (Este lugar es terrible); el demonio Asmodeo, o Satán, que sujeta la pila bautismal; el suelo ajedrezado; el vía crucis en sentido inverso y con escenas también raras (un mantón con colores típicos escoceses, ¿referencias a los masones?, ¿la sustitución de Jesús cargando la cruz por otro hombre?, el descenso de Cristo de la cruz vivo…); que todas las estatuas miren al suelo; que en el lado derecho del altar la Virgen sostenga un niño y en el izquierdo San José sostenga otro…

Es una iglesia llena de mensajes crípticos intencionados…

Así, con semejante catálogo de curiosidades (y algunas más que me dejo, como, por ejemplo, la extraña muerte de dos curas de poblaciones cercanas así como la propia de Bérenger) cómo no va a ser interesante este libro.

Como pega he de decir que en ocasiones se extiende demasiado en cuestiones históricas que llegan a remontarse demasiado en el pasado y provocan la desconexión con la trama que nos ocupa. Esas partes, si estuvieran resumidas harían que la lectura fuera más ligera y amena.

Por lo demás, un libro recomendable para los amigos de lo oculto y de las conspiraciones y un libro además, que me da más motivos para visitar algún día Rennes-le-Château, aunque esté Prohibido excavar en este pueblo.

post image

RESEÑA DE JUDIICI SIGNUM (14 MARZO 2015)

 

Publicado originalmente en el blog Judiici Signum

image

Mi idilio con Rennes-le-Château y su imbricada historia empieza en mi post adolescencia. Mi padre posee una copia de “El oro de Rennes” de Gerard de Sède de la colección Otros Mundos de Plaza & Janés. Recuerdo que el libro estaba colocado en el estante del mueble del comedor, justo en frente del sofá. Siempre me inquietó ese título así que un día decidí coger el libro y admirar su portada. Un demonio rojo agazapado sobre un suelo de damero. Ojeé sus páginas, leí fragmentos y bastó para que la historia del abad Saunière y su misteriosa fortuna quedaran grabadas en mi psique ad aeternum.

Unas cuantas visitas al departamento del Aude, zona del Razès (donde se halla el pequeño pueblo de Rennes-le-Château) y Rennes-les-Bains incluidos, más la compra y lectura de diversas obras no han saciado mi sed por el affaire Rennes. En agosto de 2014 adquirí allí mismo El secreto de Rennes-le-Château del escritor catalán Enric Sabarich (libro que me gustaría próximamente reseñar) en la librería Atelier Empreinte y cuando volví de mi pequeño retiro espiritual audense, encontré en Facebook el grupo que Sabarich ha creado en torno a su libro. Un espacio en el que se puede hablar libremente sobre el tema y donde el autor anima al debate con numerosa documentación y cuestiones. Fue allí donde entré en contacto con Óscar Fábrega Calahorro, cruzamos algunas palabras sobre la figura de Cristo y descubrí que en breve editaría un libro sobre el tema (en edición física, puesto que el libro había sido editado en formato digital anteriormente). Como en la vida nada es casualidad, un día fortuito vi una fotografía y un evento en Facebook entorno a la presentación del libro en La Casa del Llibre de Barcelona (Passeig de Gràcia) y acudí a ella. En la presentación, Óscar Fábrega aparecía bien acompañado por lo que se ha nombrado como “Generación del 2013”, los autores del libro El caballo del Diablo. Jaque mate a los pergaminos de Rennes-le-Château, Xavier Bonet y Álex Loro y el autor del citado arriba El secreto de Rennes-le-Château, Enric Sabarich. Solamente faltaba allí unos de los miembros de dicha generación, Juan Carlos Pasalodos, creador de la web Quaerendo Invenietis. Pudimos comprobar que Óscar, además de un hombre culto es una persona muy cercana, humilde y amable que siempre tiene tiempo para hablar con el público y mostrar la mejor de las sonrisas.

El subtítulo de Prohibido excavar en este pueblo reza: Templarios, cátaros, sociedades secretas, curas millonarios y mentiras, muchas mentiras. Si pudiéramos resumir la historia que envuelve el supuesto repentino enriquecimiento del Abad de Rennes-le-Château, François Bérenger Saunière en pocas palabras, estas serían las correctas. El prólogo de Jesús Callejo habla de un creciente turismo esotérico y mistérico, nos sitúa en el contexto de la pequeña capilla rural, epicentro del meollo “bérengeriano”, y nos avisa de los peligros que supone, para nuestro ánimo de arqueólogos de la verdad, el dejarse embaucar por una historia distorsionada.

Óscar Fábrega inicia su relato repasando cómo entró en contacto con Rennes, explicando cómo la lectura de “el Código Da Vinci” de Dan Brown abrió la puerta hacia un camino sin retorno. El hilo de la historia de Brown nos lleva directamente al origen de la leyenda, el libro El enigma sagrado de Henry Lincoln, Michael Baigent y Richard Leigh, donde se presenta una particular historia de Jesús de Nazaret, su relación con María Magdalena y la protección de este embrollo bíblico por parte del Priorato de Sión. Fábrega decidió viajar a Rennes-le-Château en 2007, para descubrir in situ las mieles del misterio y allí conoció, por fortuna, a dos expertos en el tema, Jean-Luc Robin, tristemente fallecido el 12 de marzo de 2008 y autor del libro “Rennes-le-Château. El secreto del Abad Saunière”  y al ya citado Henry Lincoln.

A partir de este punto, el libro nos lleva a un profundo análisis del tema, de los personajes involucrados, de las diferentes tramas en las que el misterio del oro de Rennes se ha visto envuelto y todo ello analizado desde un punto de vista totalmente crítico. La metodología de Fábrega es implacable y basada en el método científico, algo que hasta ahora había sido totalmente insólito en lo tocante al tema que nos ocupa, donde la mística, las habladurías y la invención habían primado por encima de lo racional y objetivo. El autor desarma mitos al desvestir de la coraza de lo dogmático a personajes como Plantard, al que cita con el sobrenombre de l´éminence grise, llevándoles al terreno de lo plausible y criticable y con razón, pues aporta pruebas de cada una de las falacias que desmonta. A través de un profundo y reflexivo análisis histórico, los puntos que conectan la trama de Rennes cobran sentido y se contextualizan por una vez, de manera eficaz y coherente. Algo necesario en toda esta trama que tiende a la fantasía en ocasiones y que necesitaba que alguien tratara de manera empírica. Óscar Fábrega ha entrado por la puerta grande, desmitificando a los personajes que crearon la mentira y cerrando definitivamente la carpeta de los dossiers secrets de la Biblioteca Nacional de Francia.

Algunos misterios dentro del Misterio con mayúscula quedan sin resolver, pero es que Rennes-le-Château es así, inmenso aún dentro de sus pequeñas dimensiones, vasto, pues sus tentáculos se disipan por la zona y más allá, alcanzando a personas como el Abate Boudet de Rennes-le- Bain o llegando más lejos, hasta tocar a la soprano Emma Calvé en París o los templarios y la capilla de Rosslyn en Escocia, entre otros. Todos estos personajes transitan siempre por el terreno de la duda, de lo improbable, de lo posible o descartable.

Muertes misteriosas, romances de Pájaro Espino, dinero y nobleza europea, personajes bíblicos y riqueza súbita, todo esto hay en Rennes-le-Château, verdades y mentiras, muchas mentiras, como reza el prólogo de Prohibido excavar en este pueblo. Empezamos como acabamos, siempre, en lo relacionado a Rennes-le-Château y el Abad Saunière, con la sensación de que algo se nos escapa, de que conocemos la punta del iceberg. Lo que parece que de momento jamás descubriremos es cuán grande es este trozo de hielo sumergido en concreto, pero esta generación de autores ha venido para clarificar el escenario de búsqueda y rescatar los documentos que han permanecido soslayados o a la espera de escrutinio. Enigmas pendientes de ser descifrados como cuál fue el sentido primigenio de la redacción de la Vraie Langue Celtique de Boudet, la iconografía de la losa de los caballeros, el origen de las cuentas de Saunière y tantos otros que siguen pendientes de resolución definitiva. Parece que tenemos misterio para largo tiempo y para nuestro regocijo, todavía hay personas dispuestas a desvelarlo.

post image

“PROHIBIDO EXCAVAR EN ESTE PUEBLO” DE ÓSCAR FÁBREGA. GRAN TRABAJO, PERO…

screen349

Publicado originalmente en La casa de san Jamás.

Me impliqué en la iniciativa de la Editorial Tagus, editorial virtual de Casa del Libro porque me pareció interesante la sinopsis de este ensayo, y aunque nunca pensé en ganar este concurso, lo importante es participar y aprender de otros blogs. La obra resulta interesante, pero como siempre, con sus peros, que siempre o casi siempre los hay.

 

(…)

Mi opinión:

Un ensayo interesantísimo en el que se desvelan muchas falsedades y que ayuda a comprender cómo una manipulación hecha con arte puede resultar a ojos del mundo la verdad más absoluta. En este caso, lo interesante es ver cómo un autor contrastado y que vende cientos de miles de libros, no comprueba ciertos hechos y los incorpora a su libro como ciertos.

Es una obra bien documentada y con multitud de datos y fechas para ayudar a la comprensión del embrollo que se monta en este mito moderno que trata de desmitificar el autor. Nos abre los ojos sobre ciertos hechos históricos que siempre han sido contados de forma sesgada y además, como ya decía antes, nos muestra lo fácil que es conseguir que una mentira tome cuerpo de verdad y todo el mundo la respalde como si en ello le fuera la vida. En ese sentido, en el del fondo, el libro es muy interesante y creo que merece la pena leerse.

 

Pero luego está la forma. Ahí entiendo que hay errores importantes, al menos en mi opinión. En esta ocasión voy a cambiar la forma de presentar el último punto de los habituales en mis reseñas porque al leer el libro en formato digital, es más difícil concretar páginas en las que se producen los errores. Debo aclarar que en este libro no he encontrado faltas de ortografía, y si las hay se me han pasado, pero sí otras cosas que creo que hay que contar.

 

Como he dicho antes, no he encontrado faltas de ortografía, si bien en el conjunto de la obra encuentro ciertas cosas que me chirrían un tanto. Es mi opinión, y supongo que quienes lean esta reseña y hayan leído el libro o el propio autor no estarán de acuerdo, pero creo que debo decirlo.

  1. En muchos párrafos el autor narra en tiempos verbales distintos pasando del futuro al presente o pasado sin ningún orden. No me gusta demasiado, sobre todo teniendo en cuenta la seriedad que se quiere dar al libro.
  1. En relación con lo anterior, tampoco me gusta para un ensayo de este tipo el uso de diminutivos acabados en “ico”. Demasiado “popular”. En este mismo sentido, la utilización del verbo “joder” o del término “papelajo”, que además no aparece en el diccionario de la RAE.
  1. En mi opinión, uso excesivo de la fórmula “sea como fuere”. Creo que aparece demasiadas veces en el libro.